Puri Serrano

¿A qué edad tomaste la decisión de estudiar?

Siempre me ha gustado estudiar, siempre he querido. De niña no era constante, me matriculaba y lo dejaba. Me ha gustado mucho leer. Me cambió la vida leer a Lorca, no solo su obra sino también su biografía. Normalmente cuando los escritores escriben sobre nuestra cultura, la idealizan o hablan de estereotipos. Lorca sí escribe como un gitano. El hecho de gustarme su obra y su vida, me llevó a interesarme por la cultura de forma autodidacta.

¿Cómo reaccionó tu familia?

Mi padre siempre ha querido que yo estudiara, pero diferentes acontecimientos le frenaron por miedo a que me saliese del camino. Nunca me negó estudiar o trabajar, pero sí le costó asimilarlo. Al final, se sentía muy orgulloso. Cuando me veía llegar con el coche, le decía a mi madre: “Es que es una señorita”.

¿Te sientes menos gitana por haber estudiado?

No me siento menos gitana por haber estudiado. En ciertos círculos, te pueden hacer sentir distinta y en otros momentos, tu misma te puedes sentir diferente. ¿Quién puede decir quién es más o menos gitano?

¿Por qué elegiste esta profesión?

La profesión me la encontré por el camino y me aferré a ella. Desde muy jovencita quería levantarme por la mañana e ir a trabajar contenta. Al final lo conseguí, con mucho trabajo.

¿Qué objetivos has alcanzado?

Soy independiente y autónoma en muchos sentidos: profesionalmente, económicamente… Estoy en el principio del camino en el que he superado muchas cosas. Estoy contenta con mi vida.

¿Cómo te ha cambiado la vida?

Me ha cambiado mucho. Me imagino mi vida sin mi trabajo y hubiera sido dependiente, trabajando en un puesto en el rastro de Madrid que llevaban mis padres. Me hubiera dedicado a los mercadillos, porque era la opción que tenía más a mano.

¿Qué consejos darías a otras mujeres gitanas?

No soy nadie para dar consejos. Se trabaja de muchas maneras, debemos superar lo que nos haga difícil. Cada una debe buscar su felicidad mediante el crecimiento personal de cada uno.

¿Te arrepientes de algo?

Me arrepiento de no haberme formado antes, porque aunque he tenido la oportunidad no lo he hecho.

¿Qué has sacrificado para llegar a dónde estás?

No he sacrificado nada porque me encanta lo que hago. Aunque el trabajo puede tener días duros, me siento una privilegiada.

¿Cómo concilias tu vida laboral con la personal?

La concilio bien pero con mucho esfuerzo. Yo no estoy casada pero vivo con mi madre y ella se encuentra en un estado muy dependiente, así que tengo que organizarme muy bien para poder cuidar a mi madre y estar cuando ella me necesita.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *