Papusza

PAPUSZA (Muñeca en Romaní)

Papusza es la historia de una niña gitana que se empeñó en aprender a leer y a escribir. Adelantada a su tiempo, quiso ser libre, pero fue condenada a la soledad y el olvido.

Nació en 1908, en el seno de una familia polaca de grandes músicos y artistas, que se ganaban la vida con la música.

Papusza, cada vez que acampaban cerca de algún pueblo, lo primero que hacía era buscar a alguien que quisiera enseñarle a leer. Como pago ofrecía un pollo o gallina que acababa de robar en el corral más próximo. También conseguía algunos libros que escondía en el carromato, porque si no la familia los utilizaba para encender las hogueras del campamento.

La casaron con 15 años con un reputado artista mucho mayor que ella, aunque ella estaba enamorada de un gitano de su edad.  Papusza se rebeló negándose a tener hijos, nunca los tuvo. Cuando se casó, empezó a cantar acompañando a su marido, y a componer sus propias canciones, que hablaban de la vida de los gitanos, de los lugares por donde pasaban, de las personas que se iban encontrando por el camino…

Era la época del holocausto nazi  cuando mataron a 6 millones de judíos y a cerca de un millón de gitanos. Perseguidos en todos los pueblos y países por donde pasaban, sufrieron la condena a la que los demás pueblos les sometieron: prohibición de la vida errante con duros castigos y leyes antigitanas que siempre hablaban de integración. Se refugiaban en los bosques, donde pasaron  dos años durísimos en los que tuvieron que deshacerse de los carromatos y esconderse sin poder encender hogueras ni en invierno para que los alemanes no les vieran. Más de cien familiares de Papusza fueron asesinados.

Cuando acabó la guerra escribió uno de sus poemas más famosos “Lagrimas de sangre”.

Un poeta polaco que vivió con ellos dos años y escribió un libro sobre los gitanos polacos, dio a conocer los poemas de Papusza, que aparecieron publicados en una de las revistas más famosas de Polonia. También algunos poemas los incluyó en su libro. La familia de Papusza se rebeló contra él y contra Papusza por desvelar la vida y costumbres de los gitanos, y apoyar a los payos. Papusza escribió una carta al poeta antes de que llegara a publicar el libro para que no lo publicara pero no lo consiguió. Asustada, quemó 300 poemas que tenía en su casa. Los gitanos viejos la castigaron expulsandole para siempre de la vida gitana.

Pasó 8 meses en un psiquiátrico con una gran depresión. Estuvo 34 años sola hasta que murió, rechazada y olvidada por su familia.

Cuando murió en 1987 nadie se enteró, solo años después se ha recuperado parte de su obra que ella no destruyó. Se le conoció en todo el mundo como una de las voces que más ha defendido la cultura gitana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *