La mujer gitana es ciudadana de pleno derecho y reclama su puesto en la sociedad.